Inversiones Seguras: Descubre si Son un Mito o Realidad

Tantos años de esfuerzo han dado frutos: ahora cuentas con un capital y seguramente quieres hacerlo crecer aún más. Invertirlo es la decisión más inteligente que puedes tomar, pero, ¿Realmente existen las inversiones seguras?

No es una elección sencilla, pero si ya has dado el primer paso y has decidido invertir, ahora viene la gran incógnita: ¿en dónde y cuánto invertir?

Esta pregunta requiere de muchas horas de reflexión y análisis, después de todo, estamos hablando de tu patrimonio. 

En este artículo te ayudaremos a tomar la mejor alternativa para tu dinero; resolveremos algunos mitos y confirmaremos algunas verdades sobre el complejo mundo de las inversiones.

Sigue leyendo para descubrir todo lo que tienes que saber antes de invertir. 

¿Existen las Inversiones Seguras?

No. No existen las inversiones 100% seguras. Tal vez te hubiese gustado un poco más de preámbulo, pero creemos en que ser directos y hablar con la verdad en todo momento es lo mejor.

No existen las inversiones libres de riesgo. Pero no te alarmes; esto no quiere decir que todas sean una moneda al aire.

En el siguiente vídeo, por jemplo, puedes ver 4 tipos de inversiones rentables en 2019:

Diferentes factores intervienen en el éxito o fracaso de una inversión.

De cualquier modo, la suerte no entra en ninguno de esos factores: si analizas bien, estudias mercados, consultas con expertos y monitoreas el comportamiento de tu dinero, estarás reduciendo riesgos de forma importante. 

Existen las inversiones seguras Toda inversión tiene riesgos
Imagen de ijeab en freepik.com

Todos soñamos con una fórmula perfecta que nos permita realizar inversiones seguras, que nos proporcione una garantía absoluta de ganancia y que multiplique nuestro dinero a una velocidad acelerada, casi inmediata.

Sin embargo, esa fórmula no existe: el riesgo directo e indirecto siempre estará presente. 

¿A qué nos referimos con riesgos directos? En pocas palabras, a perder dinero o vender algo a un costo menor del que pagaste en la transacción inicial; de manera que termines con menos capital del que tenías al inicio de la inversión. 

Mientras que, por riesgo indirecto, nos referimos a esos factores que no están relacionados precisamente con el negocio o transacción en cuestión, pero que afectan de forma importante tu capital.

Es decir, la inflación o contar con el mismo capital, pero con menor poder adquisitivo. 

Es Más Seguro Invertir Tu Dinero que No Hacerlo

Aunque el subtítulo parece una frase capciosa, no lo es. Tener tu dinero guardado podría generar el siguiente pensamiento: «No crecerá, pero por lo menos no corro el riesgo de perderlo».

Nada más alejado de la realidad gracias al desafortunado efecto de la inflación

Como mencionamos anteriormente, podrías contar con el mismo capital que tenías hace diez años, el detalle es que lo que puedes adquirir en la actualidad difiere mucho de lo que podías comprarte hace una década. Es la misma cantidad, pero ahora vale menos. 

Por esta simple y compleja razón es que tener guardado tu dinero no es una buena idea; pues irás perdiendo poder adquisitivo año tras año.

Viéndolo de esta forma, al invertir, el riesgo de perder ya no suena tan terrible, puesto que, al hacerlo, también contarás con la posibilidad de ganar. 

Reduce riesgos al máximo en tus inversiones para que sean seguras
Imagen de sebdeck en freepik.com

Tipos de Riesgos a los Que Te Enfrentas por Más Que Sean Inversiones Seguras

  1. Riesgo sistémico: afecta a todo tipo de inversión por igual. No está en tus manos controlarlo o minimizarlo. Incluye crisis económicas, guerras o cambios en los tipos de interés. 
  2. Riesgo no sistémico: son aquellos que influyen de forma particular a una empresa o negocio y que tienen que ver con factores propios de dicha empresa. No inciden en el mercado de forma global como los riesgos sistémicos.  
  3. Riesgo de contrapartida: ocurre cuando el negocio, servicio, proyecto, empresa o entidad a la que «prestaste» dinero no es capaz de devolverlo. 
  4. Riesgo de tipos de interés: se trata de un tipo de riesgo sistémico, ya que afecta a todo tipo de activos en general, pero su efecto está más marcado en inversiones de renta fija. 
  5. Riesgo de liquidez: entre más fácil puedas convertir un activo en dinero, mayor será su liquidez. Pero, ¿qué pasa cuando quieres vender y nadie está interesado en comprar? Lo más seguro es que te veas obligado a vender a un precio menor del monto invertido, sufriendo así pérdida directa de capital. 
  6. Riesgo legislativo: es un riesgo ajeno al mercado, pero que lo perjudica directamente. En esta categoría entran todas las posibles pérdidas a consecuencia de leyes, que obliguen a los mercados a modificar condiciones o incluso que los bloqueen por completo. 
  7. La inflación: lo ideal es que la rentabilidad de tus inversiones sean superiores a la inflación, para evitar que, en caso de que la tasa de inflación aumente y supere la rentabilidad de tus inversiones, comiences a perder poder adquisitivo y, por lo tanto, el valor de tu inversión. 

¿Cómo Minimizar los Riesgos y Lograr Inversiones Seguras? 

Si has llegado hasta este punto, has aceptado ya que no existen por completo las inversiones seguras y has comprendido que el dinero que no se mueve, es dinero que pierde su valor.

Lo que pone en perspectiva las ganancias que obtienes al invertir, a pesar de los riesgos.

Esto no quiere decir que debas invertir sin precaución, la reducción de riesgos es fundamental si quieres proteger tu capital. Para lograr que tus inversiones sean seguras es importante que consideres: 

  • Invertir a largo plazo.
  • En el caso de la bolsa, invertir únicamente en empresas financieramente sólidas.   

Una de las formas de inversión a largo plazo más efectivas y con menor riesgo son las inversiones en inmuebles.

Si bien el capital inicial que requieres es alto, la valorización normalmente va en aumento por lo que tu activo difícilmente perderá valor. 

Asegura tu futuro con inversiones seguras
Imagen de katemangostar en freepik.com

Conclusión

Invertir es la mejor forma de hacer crecer tu capital

Si bien no existen las inversiones 100% seguras, la contraparte (sus ventajas) es lo suficientemente atractiva como para asumir los riesgos y hacer que tu dinero trabaje para ti. 

Saber en dónde invertir requiere de un análisis profundo, toma tiempo y por ningún motivo se puede tomar a la ligera

Si te ha gustado este artículo, quizás te interese:

Puntos Clave a Analizar al Comprar una Vivienda

Propiedades de Inversión: Ventajas de Apostar por Ellas

Pensiones y Frugalidad: ¿Qué Hacen los Jóvenes en el Mundo para Retirarse Antes de Tiempo?

Pensiones en Colombia: 5 Puntos a Seguir para Acceder a Una Pensión

Plan de Jubilación: La Importancia de Planificar y Ahorrar

Compartir

Facebook
WhatsApp
Twitter
LinkedIn
Email

Conoce todos nuestros proyectos

Le invitamos a conocer más de los proyectos que unikapromotora tiene para usted.

Recibe nuevas Noticias

Déjanos tu correo electrónico y te enviaremos noticias nuevas al momento.

Recibe nuevas Noticias

Déjanos tu correo electrónico y te enviaremos noticias nuevas al momento.