Liquidez: Qué Debes Saber para tu Proyecto de Inversión

Invertir tu dinero puede ayudarte a elevar tu calidad de vida. Sin embargo, es necesario que aprendas a hacerlo de forma estratégica. Para ello, debes manejar conceptos básicos como: liquidez, solvencia, activo, inflación y rendimiento.

Entre más familiarizado estés con estos conceptos básicos de las finanzas y los negocios, más fácil te será diseñar un plan de inversión eficaz.

Si te interesas por tu futuro financiero y buscas información y herramientas útiles para invertir, este artículo es para ti. 

Sigue leyendo y conoce de forma simple y clara la diferencia entre este concepto, inversión y solvencia. No te pierdas esta valiosa información que te será de gran ayuda para elegir el mejor modelo de inversión para ti y hacer crecer tu dinero.

Qué es la Liquidez: Veamos una Definición y un Ejemplo

Aplica tanto para empresas como para inversionistas.

Se trata de la capacidad de convertir activos en efectivo de forma inmediata y sin pérdida. Entre más amplia sea dicha facilidad y menor sea la pérdida, podremos hablar de mayor liquidez. 

En otras palabras, es mayor en la medida en que puedas disponer de efectivo en un momento determinado.

Ciertos modelos de inversión te permiten convertir activos en efectivo de forma rápida y con cero pérdida. 

Pero con las inversiones a largo plazo sucede lo contrario. Por ejemplo: supongamos que inviertes en una vivienda y por una situación urgente precisas dinero.

Tratar de vender la propiedad puede tomar más del tiempo deseado. 

Es más, si la situación es apremiante, podrías verte en la necesidad de bajar el precio, perdiendo incluso la inversión original. En este sentido, los modelos de inversión con poca liquidez representan un riesgo. 

Si quieres realizar una inversión segura, debes tener presente cuáles son tus necesidades antes de invertir.

En el escenario anterior, lo mejor para ti hubiera sido una estrategia que combinara inversiones a corto y a largo plazo, que te asegurará liquidez y solvencia de forma simultánea.

La liquidez, la capacidad de disponer de dinero en efectivo
Atribución: imagen de Jcomp en Freepik bajo licencia CCO.

La solvencia, al igual que la liquidez, se trata de un indicador. Juntos, te permiten medir o valorar el rendimiento de un negocio o inversión.

Pero no son sinónimos y en muchas ocasiones se contraponen. Sigue leyendo y descubre sus diferencias y puntos en común.  

Razones Importantes para Analizarla en un Proyecto de Inversión

No todos los proyectos de inversión son tan transparentes en cuanto a su liquidez inmediata. Es importante que aprendas a analizar cuánto y cómo invertir.

Al final del día, no querrás quedarte sin opciones en caso de emergencia o frente a una nueva oportunidad de inversión

Quedar “atrapado” en una inversión que parecía muy rentable y de poco riesgo es una situación más común de lo que crees. 

La clave está en analizar la liquidez del proyecto de inversión que estás por iniciar: ya sea un nuevo negocio, la expansión de uno actual o una inversión a largo plazo.

Después de todo, la idea de invertir es hacer crecer tu dinero con el menor riesgo posible; así que todo se resume a la siguiente pregunta: ¿Qué tan fácil puedo convertir los activos en efectivo? 

Descubre las Diferentes Fuentes de Liquidez que Existen

De acuerdo a lo que te hemos dicho, aplica tanto a personas como empresas y hace referencia a la capacidad de convertir los activos corrientes en efectivo.

Cuando hablamos de activo corriente, nos referimos a los bienes y el dinero en efectivo y/o disponible de forma inmediata. Esto incluye: dinero en caja, banco, deudores a corto plazo e inversiones a corto plazo.

En cuanto a las fuentes, podemos dividirla en cuatro principales categorías:

  • A largo plazo: se refiere a los bienes que si bien se pueden vender y “convertir en efectivo”, tienen un riesgo de pérdida alto.
  • De mediano plazo: requiere de un período de 1 a 4 meses para poder “convertir en efectivo” los bienes. En esta categoría entran los fondos de inversión, los certificados financieros y los bonos de venta rápida.
  • Inmediata: cuando hablamos de liquidez inmediata nos referimos a bienes con la posibilidad de “convertirse en efectivo” al instante y sin pérdida.
  • Adelantada: se refiere a un tipo de liquidez de financiamiento en el que una tercera parte brinda el efectivo. Uno de los ejemplos más comunes son las tarjetas de débito o los préstamos.

Cómo Calcular la Liquidez de un Proyecto de Inversión

Para calcularla es importante que identifiques de forma precisa sus activos y pasivos.

Hecho lo anterior, solo deberás dividirlos para conocer su índice de liquidez. 

Liquidez Fórmula

Activos Corrientes / Pasivos Corrientes = Índice de Liquidez

Este resultado podrá ser igual, menor o mayor a 1. 

  • Mayor a 1: El proyecto tiene buena liquidez. 
  • Menor a 1: El proyecto tiene poca liquidez. 

Diferencias entre Liquidez y Solvencia

Mientras que la primera se refiere a la capacidad de convertir bienes en efectivo de forma inmediata, la solvencia es la capacidad de generar los recursos suficientes para hacer frente a los pasivos corrientes; es decir, las deudas a corto plazo. 

La liquidez y la solvencia son conceptos diferentes
Atribución imagen de Freepik en Freepik bajo licencia CCO.

A pesar de que se tiende a creer que ambos términos son sinónimos, lo cierto es que no lo son.

Generalmente esta confusión se debe a que sin liquidez no es posible ser solvente, ya que sin “efectivo” no podrás pagar tus pasivos.

Por otro lado, cabe acotar que ninguno de estos aspectos garantiza la presencia del otro, es decir: se puede ser solvente sin tener liquidez y viceversa.

Sin embargo, es importante contar con ambos. Especialmente si quieres invertir.

Esto es porque si tienes una liquidez alta, pero poca solvencia, y requieres un préstamo, es probable que las instituciones financieras se nieguen a dártelo al no contar con bienes que respalden el compromiso. 

Liquidez Vs. Inversión

Lo diremos de una forma muy simple: una inversión consiste en destinar capital en un activo con la intención de hacerlo crecer. Es decir: dejar de tener liquidez para generar beneficios a corto o largo plazo. 

Se requiere de liquidez para poder pensar en una inversión. De cualquier modo, una inversión no siempre asegura liquidez en un futuro.

Recuerda que no existen las inversiones 100% seguras y que antes de iniciar un proyecto debes analizarlo con mucha atención.

Conclusión

La liquidez es la capacidad de disponer de efectivo de forma inmediata. 

También, incluye bienes y activos. Entre más rápido se puedan vender y sin pérdida, mayor será tu liquidez. 

Mientras que una cuenta corriente se considera líquida, una vivienda puede requerir de más tiempo para venderse, por lo tanto, es menos líquida. 

Es importante comprender la diferencia entre liquidez y solvencia. No son sinónimos y ninguno es mejor que el otro, sin embargo, son complementarios. 

A largo plazo puede representar muchos beneficios. De cualquier modo, sugerimos diversificar y contar con una estrategia de inversión compleja que contemple liquidez a corto y a largo plazo. 

Si te ha gustado este artículo: quizás te interese:

Pros y Contras de invertir en Derechos Fiduciarios

Invertir o Ahorrar: Descubre Qué Conviene y Cuándo

Tipos de Inversionistas: ¿Sabés Cuál es Tu Perfil?

Finanzas Personales: 6 Consejos para Ordenarte con Éxito

Plan de Negocios Paso a Paso: Cómo Elaborar un Proyecto Exitoso

Compartir

Facebook
WhatsApp
Twitter
LinkedIn
Email

Conoce todos nuestros proyectos

Le invitamos a conocer más de los proyectos que unikapromotora tiene para usted.

Recibe nuevas Noticias

Déjanos tu correo electrónico y te enviaremos noticias nuevas al momento.

Recibe nuevas Noticias

Déjanos tu correo electrónico y te enviaremos noticias nuevas al momento.